martes, 26 de marzo de 2013

Tranvía 1, Cenizos 0

20 minutos desde que me he subido al tranvía en Legaz Lacambra, hasta que he bajado en Plaza San Francisco.  Y eso que ha hecho un amago de quedarse sin batería al pasar por las Murallas.  Si le añado los 6 minutos que me cuesta ir a la parada, puedo dormir media hora más todos los días.  Se acabó el levantarse a las 6:10 para entrar a trabajar a las 8:00.

En el primer día del trayecto completo de la línea 1 del tranvía ha habido de todo, como en botica.  Por la mañana iban las cámaras de la televisión grabando a algunos pasajeros.  Los voluntarios han estado pendientes en todo momento de los despistados. En el centro del día, como las frecuencias se alargan, las esperas han sido mayores, y los vagones iban más ocupados.
Por la tarde, con la lluvia, se ha complicado un poco la operación "al salir de clase". Además, como se ha producido un pequeño accidente en Valle de Broto, los convoyes no iban con la frecuencia debida y han surgido los primeros retrasos.

Pero para mí, casi todo son ventajas: es más luminoso, más silencioso, hay más espacio para todos, el hecho de entrar por varias puertas a la vez evita las aglomeraciones en los puntos de entrada y suprime de un plumazo los problemas de las filas, (que tan malos ratos hacen pasar a la gente que sí las respeta, por culpa de los que no saben hacerlo); si vas sentado, bien, pero si vas de pie, no tienes ningún problema, apenas se mueve, no hay frenazos ni acelerones; hoy, hasta la gente parecía más educada, sin conversaciones altisonantes, ni músicas impuestas.  Yo, que suelo ir con un libro en la mano, es como si me hubieran teletransportado, por lo rápido.  Tendré que ir muy pendiente de las paradas, no sea que se me pase la mía.

Que es un sistema rígido, nadie lo puede negar, el trayecto es el que es y si no te lleva a donde quieres ir, habrá que volver a estudiarse la red de autobuses para buscar la mejor opción en cada caso, pero a los vecinos del Actur nos han puesto en casa; eso no se puede negar, y a los de Parque Goya, ni te cuento.

Como dice un amigo mío, lo peor del tranvía es ¡que no pasa por su casa!.  
Habrá que esperar tiempos mejores que permitan hacer crecer este medio de transporte con nuevas líneas.

Llegando a casa en el primer viaje de vuelta en tranvía!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario