martes, 30 de abril de 2013

Un mes de tranvía

Ya ha pasado un mes desde que estrenamos el tranvía hasta Parque Goya y llega el momento de hacer un primer balance.

En nuestra opinión, en general, bien; bastante bien, diríamos.  Hemos ganado tiempo de desplazamientos al centro y a la zona sur de la ciudad (Hospital Miguel Servet, estadio de la Romareda, centros de enseñanza públicos y privados, centros comerciales -Audiorama y Aragonia-, salas de exposiciones, clubes deportivos de gran capacidad -Helios, Stadium Casablanca, El Olivar-, el Parque Grande, el Auditorio de Zaragoza); todo eso nos queda ahora un poco más cerca. 
También es mucho más fácil y cómodo llegar hasta el Mercado Central, hacer tu compra y traértela a casa.

Por otra parte, a nuestro barrio ahora se acercan personas a las que antes les daba "pereza" cruzar el río.  Además, contamos con focos de atracción como  Grancasa, Carrefour, el Pabellón siglo XXI, los campos de la federación de fútbol y el estadio de atletismo, que ahora es de mucho mejor acceso para una mayor parte de ciudadanos.
También los comerciantes del Actur han detectado una mayor afluencia de visitantes, tanto de Parque Goya, como de otros puntos de la ciudad y confían que en las ventas se refleje este mayor movimiento de personal.

En cuanto a los inconvenientes, pues a la vista están, los vagones circulan, a determinadas horas y los fines de semana, con el cartel de "completo"; no cabe ni un alfiler.  Y eso que todavía hay muchas personas que siguen usando los autobuses que, hasta que no se acabe de definir la modificación de líneas con la nueva contrata del bus, recorren en paralelo el eje del tranvía, por lo menos hasta la salida del barrio.

Lo cierto es que cuando los autobuses falten nos vamos a encontrar que el tranvía no puede absorber (con frecuencias en horas punta de 4-5 minutos), la demanda a la que hasta ahora se daba servicio con 5 líneas de autobús.  Desde la Asociación de vecinos Puente Santiago-Actur se ha insistido en mantener la línea 23 del servicio de autobús.  Nosotros no estamos de acuerdo en que esta solución sea la mejor, puesto que el tráfico privado seguiría sufriendo los tapones que provocan los autobuses, al contar sólo con dos carriles en las avenidas principales.  Bastaría con que las frecuencias se doblaran o que se dejaran en 2-3 minutos en horas punta y el resto en 5-6 minutos.  También es curioso que no se considere hora punta la franja del mediodía y aquí si que se ven completamente saturados los convoyes al pasar por el centro.  También se colapsa bastante en el intervalo de salidas de colegios por la tarde; entre 17:00 y 18:00 horas, es un todo un ejercicio de equilibrio y contorsionismo, subirse en la parada de Plaza de España con niños, mochilas, carros, etc.

Fotografía: Heraldo de Aragón

Mención aparte merece el tema de los horarios del tranvía.  Que está muy bien que empiece a las 5 de la mañana para acercar a los trabajadores a sus puntos de destino, pero que todos los días, incluídos sábados y vísperas de festivos, salga el último de Valdespartera a las 00:00 h.  Vamos, que si vas a cenar a la zona de la Romareda o Plaza de San Francisco, ya puedes ir pidiendo la cuenta a las once y media porque si sales más tarde te quedas sin poder volver al Actur en travía.  Como les pasó a los aficionados que fueron al partido del sábado a la Romareda, que como tuvieron la "mala pata" de quedarse a ver acabar el partido, y además, salieron todos a la vez, (mira tú, que mala costumbre) pues los tranvías de refuerzo se llenaron y a las doce en punto, como Cenicienta, salió el último de Valdespartea, con lo cual, ahí te quedas.  Si quieres ir al Actur, te coges un taxi o te vas andando porque ya no hay nada de nada.
Y lo mismo les pasa a los que viven en Valdespartera, que si piensan cenar en el centro, ya pueden adoptar horarios alemanes y a las diez, en casita si quieren volver en tranvía, ¿qué es eso de trasnochar tanto?

En resumen, lo que está bien, está muy bien, pero hay que corregir los fallos y deficiencias que ya se están notando en este primer mes de uso.
Esperamos que nuestra querida Consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Carmen Dueso, que fue presidenta de nuestra Junta Municipal Actur-Rey Fernando, se ponga las pilas y atienda las demandas, cargadas de razón, que le hacemos los usuarios.

Y vosotros ¿qué opináis?

No hay comentarios:

Publicar un comentario