miércoles, 1 de mayo de 2013

Bicicleteros y bicicleteras

El viernes comenzó la retirada de vallas en el carril bici del Actur.  Concretamente, comenzaron por el lado de Gertrudis Gómez de Avellaneda.  No sabemos si debido al mal tiempo, el resto de las vallas están todavía sin quitar. ¡Con las ganas que tenemos de estrenar el flamante carril bici!


Mientras tanto, el domingo unas decenas de ciclistas salieron a la calle para protestar por la Reforma del Reglamento General de Circulación planteada por la Dirección General de Tráfico (DGT).  Lo cierto es que el tiempo no acompañó a la marcha, pero aún así mostraron su rechazo a la normativa propuesta.

En concreto, las movilizaciones se han producido en contra del uso obligatorio del casco en las ciudades, la obligación de circular por la parte derecha del carril y no por el centro y la implantación de un régimen sancionador que equipara a las bicicletas con los coches, entre otros. 

El tema del casco es el que más oponentes arrastra, ya que ni los ayuntamientos, ni los ciclistas, ni la Federación Española les apoyan. Argumentan que en los países en los que se ha obligado a llevarlo en ciudad, el uso de la bicicleta ha vuelto a ser algo muy residual, en contra de las políticas de promoción que estamos viviendo en los últimos años. 


En Zaragoza este capítulo, perjudicaría mucho al servicio Bizi, ya que perdería la espontaneidad que tiene el poder coger la bicicleta en cualquier punto donde haya disponibles, y utilizarla sólo el tiempo preciso para el desplazamiento.  Recientemente este servicio ha sufrido una subida de precio, consecuencia de la actualización del IPC.


A lo mejor en Zaragoza el crecimiento del uso de la bicicleta como medio de transporte ha sido demasiado rápido porque todavía hay ciclistas que no siguen las normas y muchos coches que no respetan el derecho de la bicicleta. En otras ciudades como Burdeos, donde llevan muchos años con un uso masivo de este transporte, hay un respeto mutuo al que aquí todavía no se ha llegado.  Por eso, parece exagerado el equiparar las sanciones a las de un coche. 

Lo único positivo que encontramos en la nueva normativa es la limitación a 30 km por hora para los coches en las calles de un solo sentido, y algunas facilidades de "discriminación positiva" a la bicicleta como la posibilidad de "ir en dirección contraria en las calles en las que se señalice", o la "no obligatoriedad" del uso del carril bici. 

Está claro que todavía queda mucho por hacer y por aprender en la convivencia en la ciudad.

Y vosotros, ¿sois anti-bicicletas o pro-bicicletas?  Esperamos vuestros comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario