martes, 15 de octubre de 2013

Fiestas del Pilar 2013

¡Se acabó!
Pocos minutos después de las 12 de la noche del día 13 de octubre se apagaba el eco del estruendo de los fuegos artificiales con el que, como cada año, concluyen las Fiestas de Nuestra Señora del Pilar.

Este año será recordado como el año de la polémica, gracias a que cambiaron muchas cosas en la organización de las fiestas.

Las carpas, la plaza de toros, la huelga de autobuses, el parque infantil... demasiados frentes abiertos para un ayuntamiento que no se distingue por su "savoir faire", precisamente., 

Por primera vez, el tranvía vertebra la ciudad completamente, de norte a sur, llevando y trayendo multitudes de jóvenes y no tan jóvenes de un escenario festivo a otro.  
Los dos grandes recintos de conciertos están separados por una distancia de más de 10 kilómetros, alejando la actividad musical del centro de la ciudad.

En el centro, tan sólo la carpa del ternasco y los conciertos de la plaza del Pilar, además de algún pequeño escenario instalado en alguna plaza, han sido la alternativa musical para los que no querían o no podían desplazarse tan lejos, porque no hay que olvidar que también las fiestas son para los más mayores y para familias con niños. 

Después de la agria polémica entre los dos grandes grupos promotores de las carpas (Federación Interpeñas y Tanricamente), la guerra no ha traído una mejora ni de precios, ni de actuaciones.  Quedar por saber, si es que se llega a saber algún día, si se han respetado los aforos y si se han respetado las estrictas medidas de seguridad exigidas en las convocatorias de los eventos, pero me da que mucho no las han respetado, pues había días en los que ni siquiera se comprobaba en la puerta, si se llevana la pertinente entrada.

Más de lo mismo: mucho ruido que impide el descanso de los vecinos, mucha suciedad en el entorno de los recintos, muchas aglomeraciones, medios de transporte saturados y alcohol, mucho alcohol, dentro y fuera. Vamos, como siempre. ¡Qué bonito!

En cuanto a las actuaciones de las grandes carpas, pues qué quieren que les diga, con alguna excepción, música electrónica, DJ's y grupos de segunda fila o venidos a menos.  Nada que ver con los conciertos de hace unos años, cuando la crisis no había hecho acto de presencia y las grandes figuras se daban una vuelta por nuestra ciudad.  A lo mejor también había más ambición por parte de los técnicos municipales a la hora de contratar las actuaciones.

¿Y qué me dicen de la feria taurina?  Sin ser experto en el tema, abrir los periódicos del día y leer que no había prácticamente grandes figuras del toreo, que los toros eran malos y que las jornadas han sido aburridas, no decía mucho a favor del asunto.  Y todo por discrepancias con la empresa que lleva la explotación de la plaza, que parece que no está haciendo las cosas muy bien.

Este año los más pequeños han echado de menos a personajes con los que ya estaban habituados a encontrarse en el parque infantil de las Delicias.  De un plumazo y con la excusa del precio, se han cargado el trabajo de más de 20 años y el proyecto lúdico y pedagógico que con tan buen hacer, llevaban a cabo los de la PAI. Cualquiera que haya estado este año el el parque, habrá comprobado lo que les digo. Y encima han utilizado los mismos materiales (que eran propiedad del Ayuntamiento, eso sí) y han subcontratado a personas de aquí para intentar hacer lo que ya se hacía antes, pero cobrando menos.

Menos mal que los grandes acontecimientos pilaristas se han visto acompañados del buen tiempo y se han lucido de lo lindo, ya que la ofrenda de flores, la ofrenda de frutos y el Rosario de Cristal han congregado a muchas más personas que otros años y han lucido sus mejores galas.

Parece pues, que las elecciones del ayuntamiento son, cuando menos, polémicas. Sólo parece que han estado de acuerdo con la ciudadanía en la elección de los pregoneros, con esos pedazo de artistas que son los del equipo de OregónTV y con el emplazamiento de la noria Mirador Princess, que nos ha hecho ver las fiestas y a Zaragoza, desde otra perspectiva.


Aún así, algunos no dejan pasar la ocasión de demostrar que no cambiarán nunca y que no merecen vivir en una sociedad tolerante con personas como ellos. Debían de estar celebrando el fin de las fiestas y no se les ocurrió otra cosa que incendiar varios contenedores en la calle José Donoso, del Actur, provocando serios daños en muchos vehículos.  No aprendemos.  Frente a estos individuos, tolerancia cero.

Ahora quedan 365 días para pensar en lo que se ha hecho bien y lo que no se ha hecho tan bien, pero que el fin de fiesta no apague las sonrisas que van grabadas en las caras de los que, a pesar de algunos, han disfrutado a tope de las fiestas.  ¡¡Hasta el Pilar 2014!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario